Orgullosos

  • Esta semana hemos querido acompañar la celebración del World Pride 2017 en Madrid con la colocación de banderas arcoiris en la fachada del Ayuntamiento de Valdemoro y el Centro de Asociaciones Pedro Zerolo, el pintado de “pasos de cebra” y bancos en lugares visibles, así como la organización de tres días de actividades que incluyen charlas informativas, cineforums y acciones participativas.
  • Los anuncios de estas acciones en las redes sociales del Ayuntamiento, han dado lugar a un récord de respuestas y comentarios nunca visto en otras ocasiones, lo que realmente da que pensar, y viene a confirmar la necesidad de estas medidas y campañas de apoyo y visibilización.

El Orgullo es un evento festivo y reivindicativo, donde millones de personas a lo largo y ancho del planeta celebran y festejan cómo son, tras muchísimos años de discriminación social y sufrimiento al verse obligados a ocultar su condición sexual, tratados como enfermos que deben curarse, encarcelados si manifestaban su sexualidad tanto de forma pública como privada, calificados de pervertidos, recluidos a la comicidad, aguantando chistes humillantes, miradas de desprecio, insultos, agresiones, sin recibir ningún apoyo social, institucional o mediático, incluso rechazados por sus propias familias, discriminados laboralmente, viviendo con miedo a expresar una parte fundamental de su ser, no pudiendo ver reconocidas sus relaciones de amor y convivencia en igualdad de condiciones que los demás…

Madrid capital, y por extensión toda la región, será este año Capital Mundial del Orgullo. En su apoyo, la Asamblea de Madrid aprobó en febrero una proposición no de Ley (21/2017) para declarar la región LGTBI friendly. Nuestro Ayuntamiento en Pleno también aprobó por unanimidad una moción en este mismo sentido. Esta semana, todas las miradas del mundo estarán puestas en Madrid.

El Orgullo en Valdemoro

La primera vez que se vió la bandera arcoiris en un edificio público de Valdemoro fue el 26 de junio de 2015 cuando colgamos la misma en la fachada del Centro Pedro Zerolo. Lamentablemente, la bandera no duró ni 3 horas porque algún energúmeno decidió que no tenía que estar allí y la arrancó (imagino que le dió tanto asco que utilizó guantes y la tiró directamente a la basura o la quemó). Por supuesto, condenamos inmediatamente esa grave falta de respeto y repusimos la bandera, esta vez poniendo más difícil su sustracción.

Al año siguiente, el 28 de junio de 2016, colgamos la bandera en la fachada del Centro Pedro Zerolo y en el balcón del Ayuntamiento, y pintamos un “paso de cebra” arcoiris adyacente al paso de peatones. Tampoco faltaron las críticas y exabruptos por las redes sociales. En algunos casos camuflados de supuesto celo por la seguridad vial a pesar de estar situado en una recta, con plena visibilidad, sin confusión posible para peatones y con pintura especial que cumplía la normativa.

Este año colocamos la bandera arcoiris en la fachada del Ayuntamiento con motivo del Día Internacional contra la Homofobia y ahora, coincidiendo con el Día del Orgullo y con motivo de la especial relevancia e importancia de la cita semanal en Madrid con motivo del World Pride 2017, hemos cubierto el balcón del Ayuntamiento y la fachada del Centro Pedro Zerolo con la bandera arcoiris, repintado el “paso de cebra” de su calle, pintado otro nuevo en la calle Estrella de Elola frente a la Plaza de la Piña, así como decorado algunos bancos de colores en diferentes localizaciones. La reacción no se ha hecho esperar, con mayor virulencia que en anteriores ocasiones, en forma de cientos de respuestas, enfrentamientos airados, insultos y comentarios homófobos en las redes sociales.

Y no sólo en las redes sociales. Por poner un ejemplo, el día que vino Telemadrid a grabar un “simulacro” de la celebración del Orgullo en Valdemoro, un energúmeno con una moto y una pegatina neonazi se dedicó continuamente a boicotear y tratar de impedir la grabación, sin éxito, a base de rondar al cámara y armar ruido con el tubo de escape.

Resulta que cuando unos salen a festejar y reivindicar su libertad con alegría, sin excluir ni hacer daño a nadie, aquéllos que se ríen, discriminan, insultan, amenazan, acosan, agreden… ¿se sienten ofendidos y atacados?

Acción y reacción

Es realmente curioso que el simple anuncio del pintado de unos bancos de colores pueda generar un volumen de reacciones tan grande y de modo tan virulento. Uno podría pensar que temas tan importantes como la enorme deuda del Ayuntamiento, la situación económica, la inestabilidad política o la corrupción generarían más polémica. Sin embargo, no es así. Mientras estos temas pasan casi sin pena ni gloria, el asunto de pintar de colores unos bancos, simular “pasos de cebra” con los colores de la bandera arcoiris y la colocación de un par de ellas en los edificios municipales da muchísimo que hablar. Y la verdad es que si uno lo piensa bien, tiene todo el sentido del mundo: éste es un tema de capital importancia.

Porque podrá haber más o menos deuda, los parques estarán más o menos limpios, las calles tener más o menos baches, las aceras presentar mejor o peor estado, los políticos podremos ponernos más o menos de acuerdo, etc. pero lo cierto es que nada importa más que nuestros derechos fundamentales. Y no nos engañemos, este es un asunto de valores, principios y derechos fundamentales como son el respeto, la igualdad y la libertad de todos y cada uno de nosotros.

Pasando por alto los comentarios de contenido más directamente homófobo, que tendrán cumplida respuesta en forma de denuncia por delitos de odio, la mayoría de los mensajes se centran en decir cosas como “Que se dejen de chorradas y se dediquen a cosas más importantes”, “Dicen que no hay dinero y se lo gastan en pintar bancos y poner banderitas”, “Es vergonzoso que se gasten el dinero de mis impuestos en esto y no en limpiar el pueblo”, “Deberían asfaltar Valdemoro y arreglar las aceras con ese dinero”, “¿Cuándo van a colgar la bandera del orgullo heterosexual?” ó “Qué asco, los políticos sólo buscan con esto captar votos”.

La primera conclusión que saco al leerlos es que sin duda es muy necesario continuar con estas campañas y que aún nos queda mucho por hacer en la tarea de sensibilización sobre el respeto a la diversidad y la libertad sexual de todos los ciudadanos.

No voy a caer en la tentación de simplificar y calificar estas reacciones de “homófobas”. Sería demasiado fácil aplicarle una etiqueta y no conseguiría nada más que contribuir al frentismo en el que estamos instalados a todos los niveles. Así que prefiero detenerme por un momento y tratar de ver qué hay detrás de sus supuestos “argumentos”.

La falacia del gasto

Aunque su motivación no sea en absoluto económica, no hay duda de que toda política pública tiene un trasfondo económico. No sólo es lógico sino también saludable que, tratándose de fondos públicos, haya un debate sobre las prioridades en las que se invierte el dinero de todos. Así que démosle una vuelta.

El gasto total de estas acciones ha ascendido, incluyendo el pintado (también se han repintado los pasos de peatones adyacentes) y la compra de la tela de las banderas, a un total de 300 €. Eso equivale al 0,0005% del gasto anual del Ayuntamiento (60 millones de €).

Pero mejor que dar un número aislado, veámoslo comparado con una muestra de otros gastos que hicimos el año pasado en algunas de las “alternativas” mencionadas en los comentarios:

Medidas

Gasto (sin personal del Ayto)

Número de veces gasto en el Orgullo

Actividades de Juventud

5.000 €

16x

Actividades Hogar de los Mayores

10.000 €

32x

Actividades promoción de la igualdad entre mujeres y hombres

30.000 €

100x

Material de oficina

33.000 €

110x

Festejos de Cabalgata, San Marcos y Carnaval

60.000 €

200x

Impresión y distribución revista Semanal.es

65.000 €

216x

Notificaciones de Correos

125.000 €

416x

Reformas menores en colegios

200.000 €

666x

Fiestas de mayo y septiembre

270.000 €

900x

Escuela de Música y Danza

490.000 €

1.633x

Conservación de pavimentos e infraestructuras viarias

500.000 €

1.666x

Sueldos y dietas de la corporación municipal

650.000 €

2.166x

Transporte urbano

800.000 €

2.666x

Limpieza y mantenimiento de instalaciones deportivas

1.700.000 €

5.666x

Residencia de mayores

2.000.000 €

6.666x

Limpieza viaria

3.200.000 €

10.666x

Recogida y tratamiento de residuos

4.000.000 €

13.333x

Limpieza y mantenimiento de edificios municipales

4.000.000 €

13.333x

Mantenimiento de zonas verdes

4.600.000 €

15.333x

Deuda financiera

7.000.000 €

23.333x

Para ilustrar mejor estas magnitudes, propongo el siguiente ejercicio:

  1. Tome un folio de papel (por no usar billetes que salen más caros…) que simbolice los 300 € que hemos gastado en el Orgullo.
  2. Ahora apile a su lado tanto folios como veces esa cantidad se gastó el Ayuntamiento el año pasado.

Antes de apresurarse a ir a la papelería y arruinarse pregúntese ¿cuántos paquetes de folios utilizaría? ¿cuánto mediría el montón? y ¿cuánto pesaría?.

Pues bien, para completar el gasto total del año pasado, necesitaría 400 paquetes de 500 folios, el montón mediría 20 metros de alto y pesaría 720 kilos. Y ahora observe de nuevo y levante el folio de al lado del montón, el que representa el gasto en el Orgullo… Seguro que ahora se hace una mejor idea de la medida en que con esos 300 € podríamos haber asfaltado todo Valdemoro, arreglado las instalaciones deportivas o haber saldado la deuda financiera…

Y ya que estamos veámoslo también por el lado de los ingresos. Durante la celebración del World Pride 2017 nos visitaran más de 2.000.000 de personas de toda España, Europa y del mundo entero. Se estima que esta visita reportará más de 200 millones de € directos (sin contar las repercusiones sobre la promoción de la ciudad y la región) beneficiando a comercios, hostelería, etc. y por ende al empleo y a los recursos de la propia Administración.

Pero como dije antes, la motivación no es en absoluto económica sino una cuestión de PRINCIPIOS.

“Son los principios, estúpido”

Ciertamente, en lo poco que llevo en política he encontrado más ejemplos de indigencia moral y ética en la política que en cualquier otro ámbito en el que me he movido. Es verdad: hay políticos que sólo cuentan papeletas, que donde hay personas sólo ven potenciales votos. Pero el que lo hace, aparte de un capullo integral, es simplemente estúpido. Y más en este asunto, porque el espectro ideológico de este colectivo es igual de diverso que el del resto de la población y, como ocurre lógicamente también con cualquier otro colectivo (mujeres, hombres, asalariados, inmigrantes, autónomos, agricultores, médicos, etc.), sólo se escora muy, muy ligeramente, hacia aquellos partidos o ideologías que defienden sus intereses específicos. Porque sus preocupaciones son las mismas que las del resto del mundo.

Aunque es difícil de estimar de forma fiable, dada la renuencia de los entrevistados a declarar su condición sexual (inversamente proporcional a la aceptación social), a la imposibilidad de determinar una clasificación unívoca así como la variabilidad en las preguntas, existen diversos estudios demográficos que, en su conjunto, arrojan un rango de entre el 1 y el 10% de población no heterosexual. Un reciente estudio de Dalia Research indicaba que el 6% de la población europea se identificaba como LGTB (vaya por delante que no aprecio los acrónimos), ascendiendo a un 10% los que se identificaban como “no sólo heterosexual”. A algunos les parecerá poca cosa para recibir tanta atención…

Las comparaciones son odiosas, pero también muy ilustrativas: en 1960, en plena ebullición del movimiento por los derechos civiles de los negros en Estados Unidos, el porcentaje de población afroamericana era del 10%. Ambos colectivos han sido (y lamentablemente siguen siéndolo en muchísimos lugares del mundo, también en España) tradicionalmente marginados, segregados, vilipendiados, rechazados socialmente, discriminados, perseguidos incluso legalmente. No olvidemos que no hace tanto tiempo en España se podía ir a la cárcel por ser homosexual, y que en muchísimos países sigue siendo un delito castigado con pena de cárcel o incluso de muerte.

Aunque en algunos lugares del mundo (una auténtica minoría) como es el caso de España se ha avanzado significativamente a nivel legal y social, especialmente en la última década, el informe de delitos de odio en España sitúa los incidentes que tienen que ver con la orientación sexual y/o expresión de género de la víctima a la cabeza del ranking, por delante del racismo o la xenofobia. Y las reacciones homófobas y comentarios airados en las redes sociales son la muestra de que aún queda mucho por hacer para normalizar la aceptación social de este aspecto fundamental de nuestra vida personal. No es cuestión de cantidad, simplemente es algo que no podemos permitir.

El amparo de la diversidad es intrínseco al principio de igualdad y un derecho fundamental consagrado por nuestra Constitución, concretamente en su artículo 14.

Título I. De los derechos y deberes fundamentales

Capítulo segundo. Derechos y libertades

Artículo 14: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

La Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea establece que “la Unión está fundada sobre los valores indivisibles y universales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad”, y prohíbe de forma expresa en el artículo 21 “toda discriminación, y en particular la ejercida por razón de sexo, raza, color, orígenes étnicos o sociales, características genéticas, lengua, religión o convicciones, opiniones políticas o de cualquier otro tipo, pertenencia a una minoría nacional, patrimonio, nacimiento, discapacidad, edad u orientación sexual

A comienzos del año pasado la Asamblea de Madrid aprobó la Ley 2/2016, de 29 de marzo, de Identidad y Expresión de Género e Igualdad Social y no Discriminación de la Comunidad de Madrid y la Ley 3/2016, de 22 de julio, de Protección Integral contra la LGTBifobia y la Discriminación por Razón de Orientación e Identidad Sexual en la Comunidad de Madrid.

El objetivo de ambas leyes es el de promover y concretar un marco normativo que apoye la defensa de la libertad y la diversidad sexual así como los derechos del colectivo LGTBI. Sin duda son leyes ambiciosas y la propia Administración aún tiene que realizar muchos esfuerzos para lograr su cumplimiento efectivo, lo que requerirá tiempo y recursos.

Para gustos, los colores

Yo quiero vivir mi sexualidad, sea cual sea, con libertad, y también que mis hijos y mis nietos puedan vivir la suya, sea cual sea, de forma sana, sin esconderse, sin tener que pedir permiso, sin miedo. No quiero obligar a nadie a ser ni pensar como yo, o de ninguna otra manera, pero me niego a permitir que me obliguen a ser diferente de como soy.

La bandera arcoiris no es sólo la bandera gay, sino un símbolo de la reivindicación de nuestra diversidad y libertad sexual, la de TODOS. Ya seamos heteros, homosexuales, bisexuales, cisgénero, transgénero o la etiqueta que queramos poner, debemos reivindicar y exigir que se respete nuestra libertad sexual y la de todo el mundo, de modo que libremente aceptada por las partes y con capacidad plena para ejercerla, nadie tenga derecho a discriminarnos, insultarnos, acosarnos o agredirnos.

Fíjense si es fácil: ni siquiera les tiene que gustar ni parecerles bien, sólo tienen que respetar y aceptar que todos somos diferentes.

Feliz Orgullo 2017 a todos.

“Primero vinieron a buscar a los comunistas, y yo no hablé porque no era comunista. Después vinieron por los socialistas y los sindicalistas, y yo no hablé porque no era lo uno ni lo otro. Después vinieron por los judíos, y yo no hablé porque no era judío. Después vinieron por mí, y para ese momento ya no quedaba nadie que pudiera hablar por mí”

1945, Martin Niemoeller (pastor protestante, 1892-1984).

(Erróneamente atribuida a Bertolt Brecht)

Anuncios
Acerca de

Nací en Madrid en 1975 y vivo en Valdemoro con mi mujer y mis tres hijos desde el 2010. Soy Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid con más de 17 años de experiencia en el sector tecnológico. Antes de entrar en política, trabajaba desde 2010 en Google como responsable técnico para Europa, Medio Este y África. Sin experiencia política previa, decidí afiliarme a Ciudadanos en verano del 2014 porque estoy convencido de la necesidad de un cambio realista y sensato. Como Alcalde de Valdemoro desde el 14 de Junio de 2015, propongo transparencia y honestidad frente a la corrupción institucionalizada, eficacia y sostenibilidad frente al derroche y el endeudamiento desaforados, participación y cercanía frente a la desafección y la división.

Tagged with: , , , ,
Publicado en Artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: