Sobre “política” y “mates”

  • En la última sesión ordinaria del mes de abril, el Pleno rechazó definitivamente la reestructuración de la deuda financiera propuesta por el Equipo de Gobierno de C’s y que hubiera permitido sanear de forma ordenada y paulatina la situación económica del Consistorio.
  • De este modo, el Pleno ha decidido pagar de forma absolutamente prioritaria la deuda con los bancos, y retrasar aún más el pago de los servicios municipales, poniendo así en riesgo su sostenibilidad.
  • Las consecuencias de esta decisión no se sentirán en los concejales de la Corporación, ya que han rechazado suspender sus sueldos hasta encontrar un acuerdo de solución, sino que serán los vecinos de Valdemoro los que deberán pagar más impuestos y disponer cada vez de menos servicios y de menor calidad.

2_plus_2_equals_fish_by_aneroth-d3gf5sq.gif

En estas últimas semanas, algunas personas me han recomendado, sin duda con buena intención, que debería pensar más como un “político” y menos como un “ingeniero”. Tengo que reconocer que no sé exactamente qué significa eso. Me imagino que se refieren a que en cierta clase de “política”, 2 y 2 no son 4, sino que el resultado depende de la “voluntad política” de los que suman. En resumen, que los “políticos” pueden hacer que el resultado sea el que les dé la gana, de modo que, como por arte de magia, la realidad se adapte a sus deseos. O quizás en el fondo se refieran a que 2 + 2 en realidad suman 1, porque los 3 restantes hay que repartirlos…

De hecho, ahora que hablamos de matemáticas, en verdad 2 y 2 pueden llegar a sumar 1. Siempre, claro está, que cambiemos inadvertidamente nuestro “universo” decimal a otro donde sólo existen 3 números (1, 2 y 3, de modo que al 3 le siga de nuevo el 1). Es decir, cambiar el enunciado del problema para que se ajuste convenientemente a nuestro resultado. Y ahora sí que sí: 2+2=1 … y me llevo 3… ¡Arreglado!.

Ojalá se me hubieran ocurrido estas cosas en mis exámenes de mates de primaria. Sin duda mis padres habrían recibido algunas más de aquellas amables notitas con “recomendaciones” de mis profesores, pero seguro que habría aprendido el valor del arte de la “política”.

Además me habría ayudado a mejorar y pulir las habituales excusas y mentirijillas, practicando con ello mis futuras habilidades “políticas”: es que el profe me tiene manía, es que el enunciado del problema estaba mal, es que había dormido fatal y no tenía el día, es que no había tenido tiempo suficiente de estudiar, es que ha sido un examen sorpresa y a traición, es que todo el mundo ha suspendido como yo, es que la culpa es vuestra por no pagarme un profesor particular, llevarme a un mal colegio o dejarme salir…

Así que cuando me dicen que debo “ser más político” se deben referir a esto, a encontrar un “universo” alternativo en el que el enunciado del problema coincida con el resultado deseado, junto con un conjunto de excusas que suenen suficientemente convincentes para ignorar la realidad, rodearla, “negociarla” o directamente negarla.

Si hubiera aprendido la lección y desarrollado mejor mi pensamiento político cuando era pequeño, sabría cómo resolver de forma más políticamente correcta todo este asunto de la deuda del Ayuntamiento de Valdemoro. Ahora podría no hacer nada e ignorar el problema, decir que no es mi responsabilidad, salirme del sistema capitalista que nos aprisiona y esclaviza, decidir que se trata de una deuda ilegítima y negarme a pagarla, inventarme mecanismos de financiación que no existen, dejar que venga el Ministerio de Hacienda a resolverlo, esconderme detrás de la “pureza ideológica” o decir que no es para tanto y que en realidad no pasa nada…

Seguramente no habría aprobado matemáticas y no habría podido luego licenciarme como Ingeniero pero mis posibilidades políticas se habrían visto claramente acrecentadas. Y lo mejor de todo es que tendría ya preparadas mil excusas para no tener que asumir personalmente las consecuencias de mis decisiones, sino que sólo le afectarían a unas cuantas decenas de miles de ciudadanos.

“La libertad es poder decir libremente que dos y dos son cuatro. Si se concede esto, todo lo demás vendrá por sí solo.”

George Orwell, 1984, parte primera, capítulo VII.

“Algunas veces sí, Winston; pero otras veces son cinco. Y otras, tres. Y en ocasiones son cuatro, cinco y tres a la vez.”

George Orwell, 1984, parte tercera, capítulo II.

Anuncios
Acerca de

Nací en Madrid en 1975 y vivo en Valdemoro con mi mujer y mis tres hijos desde el 2010. Soy Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid con más de 17 años de experiencia en el sector tecnológico. Antes de entrar en política, trabajaba desde 2010 en Google como responsable técnico para Europa, Medio Este y África. Sin experiencia política previa, decidí afiliarme a Ciudadanos en verano del 2014 porque estoy convencido de la necesidad de un cambio realista y sensato. Como Alcalde de Valdemoro desde el 14 de Junio de 2015, propongo transparencia y honestidad frente a la corrupción institucionalizada, eficacia y sostenibilidad frente al derroche y el endeudamiento desaforados, participación y cercanía frente a la desafección y la división.

Tagged with: , , ,
Publicado en Artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: