Sobre la situación económica del Ayuntamiento (I)

  • Estos días se está produciendo en diferentes ámbitos y a través de diferentes vías, uno de los debates más intensos e importantes para el futuro de Valdemoro, cuyo resultado sin duda supondrá un punto de inflexión, para bien o para mal, en el devenir del municipio en los próximos años. Este debate no es otro que la delicada situación económica del Ayuntamiento y sus consecuencias.
  • Sin duda es una buena noticia que este debate pueda producirse por fin en Valdemoro. Así que, a pesar de la complejidad del asunto, intentaré explicar, simplificando en la medida de lo posible, pero sin renunciar a los datos y detalles fundamentales, cuál es la situación actual y la solución que proponemos desde el Equipo de Gobierno de C’s.

¿Cuál es la situación económica del Ayuntamiento?

Los numerosos años de gasto desaforado, mala gestión, clientelismo político y corrupción han provocado una situación muy delicada en el Ayuntamiento de Valdemoro.

El daño producido ha sido tanto moral como material, resultando en procedimientos judiciales, desorganización, inestabilidad, servicios mal dimensionados, terrible situación económica, falta de inversiones, miedo y parálisis administrativa, desconfianza en la Institución, ausencia de modelo de gestión, etc.

Pero sin duda, el mayor riesgo para el futuro de Valdemoro, la enfermedad principal del Ayuntamiento, se llama DEUDA. Y para curarse de una enfermedad es necesario hacer análisis, realizar un diagnóstico y darle el tratamiento más adecuado.

¿A cuánto asciende la deuda del Ayuntamiento y de dónde proviene?

A finales del 2016 el Ayuntamiento de Valdemoro tenía una deuda financiera de 82 millones de € y otra no-financiera de 48 millones de €. Es decir, una deuda global de 130 millones de euros que proviene básicamente de estar durante muchos años gastando muchísimo más de lo que se ingresaba.

Evolución de la deuda global (2006-2016) y sus componentes

La deuda financiera (llamada también “deuda viva” o “deuda bancaria”) reside principalmente en líneas de crédito creadas por el Estado para los Planes de Pagos a Proveedores de 2012 y 2013, de modo que gran parte de la deuda comercial existente se convirtió así en deuda financiera.

Por su parte, la deuda no-financiera (también llamada “deuda comercial” o “deuda con proveedores”) proviene de facturas impagadas a proveedores (incluidas las de empresas municipales como Gesvival y CEEVAL) así como con otras administraciones públicas como el Consorcio de Transportes o la Comunidad de Madrid por la Tasa de Bomberos.

De este modo, la deuda financiera alcanzó en 2013 el máximo histórico con 99,8 millones de €, sin que la deuda comercial detuviera su crecimiento hasta alcanzar en 2015 el máximo de deuda global con 138 millones de €.

Considerando una población de cerca de 73.000 habitantes, se puede decir que cada niño valdemoreño tenía al nacer una deuda de 1.900 €.

Evolución del porcentaje de la deuda (2006-2016) sobre los ingresos y deuda por habitante

El ejercicio 2016 fue el primero en 10 años en el que la deuda global se redujo (en casi 8 millones de €) comenzando así una senda de reducción y marcando un punto de inflexión de extraordinaria importancia. Para hacernos una idea rápida, a finales del mes de mayo de 2017, se habrá amortizado en lo que llevamos de legislatura más deuda financiera que en los 8 ejercicios anteriores (quedando en 74 millones de €).

¿Puede el Ayuntamiento afrontar una deuda tan abultada?

A mediados del 2016 terminó el plazo de 3 años de carencia de la deuda financiera, lo que obliga a atender de forma íntegra los vencimientos anuales (que ascienden a 13 millones de €) y cuyo pago tiene prioridad por el artículo 135 de la Constitución.

Actualmente el Ayuntamiento no tiene los ingresos suficientes para afrontar los vencimientos de la deuda financiera más los gastos corrientes (personal, bienes y servicios, etc.), por lo que debe posponer una parte de los pagos a proveedores y a otras administraciones. Como resultado, aunque se reduzca la deuda global y a pesar de aplicar las medidas de ajuste, la deuda comercial y el periodo medio de pago a proveedores seguirá creciendo (a un ritmo aproximado de 4 millones de € y de 30 a 35 días adicionales anuales respectivamente) durante los próximos ejercicios.

Evolución (2013-2016) y proyección (2017-2021) de la deuda global, componentes y periodo medio de pago con escenario ACTUAL

¿Cuál es el problema de que siga creciendo la deuda comercial?

Con el aumento de la deuda comercial existe un riesgo cada vez más elevado de que los proveedores suspendan las prestaciones (pueden hacerlo tras 4 meses de impago), reclamen mayores intereses comerciales (superiores al 8% anual a partir de 30 días desde la presentación de la factura), soliciten la resolución de los contratos con indemnización por daños y perjuicios (tras 8 meses de impago), o se cancelen los calendarios de pago existentes con el Consorcio de Transportes y con la Comunidad de Madrid por la Tasa de Bomberos (en cuanto se produzca el primer incumplimiento).

Por otro lado, las empresas municipales Gesvival y CEEVAL, que son proveedores del Ayuntamiento, tendrán problemas crecientes de liquidez y por tanto se verán en crecientes dificultades para afrontar sus propios pagos a empleados y proveedores.

Y lo que es también muy importante, no se podrán acometer inversiones (recordemos que están previstas en el período 2017-2019 inversiones por valor de casi 7,7 millones de euros a través del Plan de Inversiones Regional) ni se podrán aprobar nuevos presupuestos, ya que los gastos comprometidos son superiores a los ingresos previstos.

Utilizando un símil, el tratamiento que hay pautado (el pago de la deuda financiera) para afrontar la enfermedad (la deuda global) nos causará problemas de salud (no poder afrontar los gastos corrientes en su totalidad, aumentando así la deuda comercial) lo que pone en riesgo el funcionamiento general del organismo (la prestación de los servicios municipales).

Por tanto, es crucial centrarse en reducir la deuda comercial, negociando calendarios de pagos con los acreedores que minimicen los riesgos anteriores y se puedan aprobar presupuestos ajustados a las necesidades del municipio así como realizar inversiones sostenibles tras años de deterioro.

¿Cómo puede reducirse la deuda comercial?

Sólamente es posible si tenemos recursos suficientes para atender los vencimientos de la deuda financiera, los gastos ordinarios y además generamos un superávit que permita reducir la deuda comercial acumulada.

Así que las únicas alternativas posibles son:

  • Reestructurar la deuda financiera para reducir los vencimientos.
  • Aumentar ingresos y reducir gastos.

Podemos aplicar una, otra, o ambas alternativas, pero en cualquier caso, hacerlo en un importe tal que permita cubrir los gastos ordinarios (recordemos que nos faltan 4 millones de € anuales) y además ir reduciendo la deuda comercial, al ritmo que se determine, pero en todo caso sustantivo (dado el volumen actual de 48 millones de €).

¿Qué ha hecho hasta ahora C’s para afrontar el problema?

El Equipo de Gobierno es consciente desde el principio de la delicada situación económica del Ayuntamiento. Por eso, nada más llegar aplicamos una política de contención y optimización del gasto, consistente en la reducción y/o eliminación de gastos, licitaciones a la baja, rebaja de sueldos del equipo de gobierno, renuncia a asesores, supresión de organismos, reducción de eventos, gastos de protocolo y comunicación, festejos, consumo telefónico y fotocopias, consumo de agua en fuentes y parques, regularización de pagos y cobros, control de ejecución presupuestaria, etc.

Pero sólo con eso no es suficiente y, tal y como ya recogíamos en nuestro programa electoral, se hace necesario reestructurar la deuda financiera. Por eso, con el objetivo de solicitar la refinanciación de la deuda a través del mecanismo del Fondo de Reordenación Prudencia del Ministerio de Hacienda, a comienzos del 2016 elaboramos un Plan Económico Financiero 2016-2020 y un Plan de Ajuste 2016-2033, con medidas concretas, realistas y progresivas en materia de incremento de ingresos (sin aumentar la presión fiscal) y reducción de gastos (sin reducir servicios). Dicha solicitud fue aprobada por el Pleno el 8 de Agosto de 2016 (con el voto a favor de Ganemos y la abstención del PSOE) y concedida por el Ministerio el 15 de Marzo de 2017.

Es decir, pautar un tratamiento diferente, realista y menos agresivo (consistente en reestructurar la deuda financiera, que no incide en la prestación de los servicios) para mejorar el funcionamiento general del organismo (afrontando los gastos corrientes y reduciendo la deuda comercial así como el periodo medio de pago a proveedores) al tiempo que ganamos fuerzas con un plan de ejercicios en el gimnasio (las medidas contempladas en el Plan de Saneamiento, aumentando progresivamente los ingresos sin incrementar la presión fiscal y ajustando los gastos aplicando medidas de racionalización y eficiencia).

Con ello lograríamos mejorar el estado de salud general (menos deuda global) sin sufrir los graves efectos secundarios (la deuda comercial y sus consecuencias sobre los servicios), aumentando así la calidad de vida del paciente (el funcionamiento de los servicios municipales) y mejorando el estado de forma física (mejores ingresos, mayor eficiencia en gasto) sin exigir importantes sacrificios (sin aumentar impuestos ni suprimir servicios).

¿Quién tiene la decisión sobre este asunto?

En estos casos y de acuerdo con la Ley, corresponde al Pleno Municipal decidir sobre la propuesta, requiriendo de mayoría absoluta para su aprobación definitiva. Por ello, en sendos Plenos extraordinarios convocados con este motivo a comienzos de abril, el Equipo de Gobierno presentó dos propuestas alternativas de refinanciación y carencia de la deuda financiera. Sin embargo, en esta ocasión el Pleno rechazó ambas alternativas.

Abusando un poco más del símil anterior, el médico titular (el Equipo de Gobierno) del paciente (el Ayuntamiento) propuso a la Comisión​ Médica (el Pleno) un cambio en el tratamiento (Plan de Ajuste y refinanciación del FROP), el cual recibió el visto bueno del Hospital (el Ministerio) a mediados del mes de marzo de 2017 (aprobando la refinanciación solicitada y dando la posibilidad de solicitar un periodo de carencia). Sin embargo, la Comisión Médica (el Pleno) decidió a principios de abril no aceptar ninguno de los tratamientos propuestos.

¿Qué posibilidades tenemos ahora?

La posibilidad de formalizar la refinanciación de la deuda concluyó definitivamente el 7 de abril. Sin embargo, ante las numerosas reclamaciones de los Ayuntamientos, el Ministerio de Hacienda amplió hasta el 28 de abril el plazo para solicitar un período de carencia de 3 años del Plan de Pago a Proveedores.

Para ello resulta necesaria la presentación de un Plan de Saneamiento 2017-2021 acompañando a la solicitud, con el objetivo de obtener un remanente de tesorería positivo al finalizar el período.

Concretamente, acogernos a este periodo de carencia significa no tener que afrontar los vencimientos de la deuda (13 millones de € anuales) a partir del 1 de Junio de 2017 hasta el 31 de Mayo de 2020, sino únicamente el pago de intereses (alrededor de 1 millón de € al año durante el periodo), y dedicar estos recursos a atender los gastos ordinarios deficitarios (4 millones de €), reducir la deuda comercial (al ritmo de 8 millones de € anuales) y el periodo medio de pago a proveedores, mientras los ingresos crecen y los gastos se ajustan de forma progresiva de acuerdo con el Plan. Así, en 2021 ya tendríamos equilibrados los ingresos y gastos y podríamos atender íntegramente de nuevo los vencimientos financieros, habiendo reducido ostensiblemente la deuda comercial en un 75%.

Evolución (2013-2016) y proyección (2017-2021) de la deuda global, componentes y periodo medio de pago con escenario de CARENCIA

¿Cuáles son las medidas contempladas en el Plan de Saneamiento?

Prácticamente las mismas que las contempladas en el Plan de Ajuste aprobado en 2016, actualizadas con los datos de la última liquidación y reajustando los plazos de algunas de las medidas que no han sido aplicadas aún.

Medidas de ingresos

El objetivo es incrementar los ingresos sin aumentar la presión fiscal. Así, los ingresos del IBI crecen por efecto del aumento del padrón y la aplicación anual del 10% del incremento de la revisión catastral del año 2012 de acuerdo con la Ley. Se contempla la eliminación progresiva de la tasa de basuras iniciada en 2016 y el aumento de ingresos por precios públicos por la adecuación al coste efectivo y la utilización de las dependencias e instalaciones municipales que no se estaban cobrando. Se incluyen también las subvenciones otorgadas por el nuevo Plan PRISMA para gasto corriente e inversiones, del servicio de ambulancia municipal, así como los ingresos previstos por la mejora de la gestión de los aparcamientos municipales, el Centro de Empresas y las licitaciones de servicios y concesiones.

Medidas de ingresos previstas para el periodo 2017-2021

null

Medidas de gastos

El objetivo es la contención del crecimiento de los gastos ordinarios sin eliminar servicios, mediante la reducción de costes de personal vía amortización de vacantes y jubilaciones, de los servicios de limpieza viaria, recogida de basuras, transportes, comunicación y suministros. Se incluyen asimismo los gastos previstos en el Plan de Inversiones y por reconocimiento de deuda comercial pendiente de aplicar.

Medidas de gastos previstas para el periodo 2017-2021

null

¿Qué escenario dejará la aprobación del periodo de carencia?

Los objetivos del Plan de Saneamiento y la adhesión al periodo de carencia son equilibrar las principales magnitudes presupuestarias y financieras a lo largo de los próximos ejercicios, para lograr:

  • Ahorro neto positivo.
  • Remanente de tesorería positivo.
  • Reducir la deuda global.
  • Reducir la deuda financiera.
  • Reducir la deuda comercial.
  • Reducir el periodo medio de pago.

Estas magnitudes no son un capricho contable, sino que determinan directamente la capacidad del Ayuntamiento para cosas tan básicas como aprobar unos presupuestos, realizar inversiones, mantener y mejorar las instalaciones municipales, garantizar los suministros y la provisión de los servicios públicos, implementar cambios en la gestión y mejoras en los mismos, otorgar subvenciones, atender las necesidades de servicios sociales, reducir costes financieros, riesgos contractuales y litigios judiciales, aumentar la competencia en las licitaciones, convocar empleo público, reorganizar la plantilla, mejorar las condiciones laborales, recuperar autonomía local,… y así un larguísimo etcétera. En realidad todas las políticas de cualquier signo dependen de la salud económica del Ayuntamiento representadas por esas magnitudes presupuestarias y financieras.

A continuación puede observarse la comparativa entre los escenarios SIN y CON periodo de carencia:

SIN periodo de carencia

CON periodo de carencia

Evolución y proyección de magnitudes financieras.

[Datos reales para el periodo 2013-2016. Datos proyectados para el periodo 2017-2021 con las medidas contempladas en el Plan de Saneamiento]

Como se puede observar, las medidas contempladas en el Plan de Ajuste y Saneamiento no resultan por sí solas suficientes para equilibrar la magnitudes presupuestarias y financieras en un escenario SIN periodo de carencia. Particularmente:

  • Ahorro neto negativo (es decir, déficit presupuestario) hasta 2020, lo que impediría aprobar presupuestos y realizar inversiones.
  • Remanente de tesorería negativo en todo el período y muy lejos de la recuperación.
  • Si bien la deuda global se reduce, lo hace al mismo ritmo que con el periodo de carencia, ya que la deuda financiera disminuye pero crece sensiblemente la deuda comercial.
  • El periodo medio de pago seguiría aumentando hasta alcanzar los 378 días estimados para 2019.

Por el contrario, se observa cómo CON el periodo de carencia, todas las magnitudes financieras mejoran sustancialmente y se alcanzan los objetivos planteados:

  • Ahorro neto positivo (es decir, superávit presupuestario) en todos los ejercicios, lo que permitirá elaborar y aprobar presupuestos así como realizar inversiones.
  • Remanente de tesorería positivo a partir del ejercicio 2020, cumpliendo así con los requisitos del Ministerio de Hacienda incluso un año antes.
  • Reducción de la deuda global al 65% en 2020 y al 50% en 2021, reduciendo así a la mitad el endeudamiento y posibilitando afrontar desde el 2020 los vencimientos de la deuda, los gastos corrientes y seguir reduciendo la deuda comercial con los ingresos ordinarios.
  • Reducción del endeudamiento financiero al 100% de los ingresos ordinarios en 2020 y al 80% en 2021, cumpliendo así con el límite de endeudamiento inferior al 110% exigido por Ley.
  • Reducción de la deuda comercial en un 65% hasta 2020 dejándola en un 25% en 2021, eliminando así toda la deuda de ejercicios cerrados y dejando poco más de un tercio del ejercicio corriente.
  • Reducir el periodo medio de pago a proveedores a menos de 100 días en 2020 y menos de 80 en 2021, acercándose así al PMP exigido por la Ley.

Circunstancia y decisión

La vida no elige su mundo, sino que vivir es encontrarse, desde luego, en un mundo determinado e incanjeable: en este de ahora. Nuestro mundo es la dimensión de fatalidad que integra nuestra vida. Pero (…) no somos disparados sobre la existencia como la bala de un fusil cuya trayectoria está absolutamente predeterminada. (…) En vez de imponernos una trayectoria, nos impone varias, y, consecuentemente, nos fuerza… a elegir (…) Vivir es sentirse fatalmente forzado a ejercitar la libertad, a decidir lo que vamos a ser en este mundo. (…) Ni un solo instante se deja descansar a nuestra actividad de decisión. Inclusive cuando desesperados nos abandonamos a lo que quiera venir, hemos decidido no decidir. Es, pues, falso decir que en la vida deciden las circunstancias. Al contrario: las circunstancias son el dilema, siempre nuevo, ante el cual tenemos que decidirnos. Pero el que decide es nuestro carácter”. [José Ortega y Gasset – La rebelión de las masas]

La circunstancia nos limita, pero en ningún caso decide por nosotros. No podemos elegir las circunstancias en las que nos ha tocado vivir, en un lugar y un tiempo determinados, pero siempre será, no sólo posible sino forzoso, decidir ante esas circunstancias y necesariamente en función de ellas. Y lo que decidamos determinará nuestra nueva circunstancia y las posibilidades futuras.

Es imposible escapar a esa responsabilidad.

Anuncios
Acerca de

Nací en Madrid en 1975 y vivo en Valdemoro con mi mujer y mis tres hijos desde el 2010. Soy Licenciado en Informática por la Universidad Politécnica de Madrid con más de 17 años de experiencia en el sector tecnológico. Antes de entrar en política, trabajaba desde 2010 en Google como responsable técnico para Europa, Medio Este y África. Sin experiencia política previa, decidí afiliarme a Ciudadanos en verano del 2014 porque estoy convencido de la necesidad de un cambio realista y sensato. Como Alcalde de Valdemoro desde el 14 de Junio de 2015, propongo transparencia y honestidad frente a la corrupción institucionalizada, eficacia y sostenibilidad frente al derroche y el endeudamiento desaforados, participación y cercanía frente a la desafección y la división.

Tagged with: , , , ,
Publicado en Artículos, Preguntas y respuestas
8 comments on “Sobre la situación económica del Ayuntamiento (I)
  1. José Luis Rodríguez Leal dice:

    No es de mirar bien por un pueblo aquellos partidos que solo quieren que se apruebe su propuesta de solución. Han de ceder todos para comenzar a lograr un entendimiento.
    Tampoco es propicio que algún partido proponga reducción de impuestos al ciudadano o se niegue a volver a cobrar los que están ausentes de pago.

    Me gusta

    • Guillermo Gross dice:

      Hola José Luís,
      Gracias por tu comentario. Te leo y veo tus magníficas fotos de vez en cuando por Facebook. 😉
      Te puedo asegurar que no quiero que se apruebe nuestra propuesta de solución. Me bastaría con que se aprobara UNA propuesta de solución, con todos los añadidos que se deseen. Eso sí que sea una propuesta mínimamente realista y fundamentada, porque lo contrario es un puro engaño. Y debo decir que lamentablemente no se ha propuesto ninguna, aparte de las dos (refinanciación y carencia) que hemos presentado y que han sido rechazadas por la oposición (¡sin una sola propuesta de enmienda!). Lo hemos puesto todo encima de la mesa pero debo decir, porque es la verdad, que ningún grupo de la oposición ha querido entrar en el fondo, ni modificar ni proponer sobre las medidas propuestas. Ha sido un “NO es NO” en toda regla. Ignorar el art. 135 de la Constitución y la Ley, manifestarse contra la Ley Montoro, salirse del sistema capitalista, declarar la deuda ilegítima, inventarse una opción de financiación que no existe, que paguen los corruptos… son propuestas que pueden sin duda ser legítimas pero absolutamente alejadas de la realidad. Y por más que uno desee lo contrario, uno debe enfrentarse a la realidad, a “su circunstancia”, decidir en función de ella y las alternativas que existen. Porque inexorablemente la realidad se impone.
      Respecto de la reducción de impuestos, no sé si te refieres a la bajada progresiva y desaparición de la tasa de basuras que hemos propuesto y estamos aplicando. Sinceramente pienso que la situación económica ni debe (en el sentido ético y moral) ni puede (en el sentido práctico) resolverse a base de aumentar los impuestos y tasas que pagan los vecinos. El Plan presentado incluye esta reducción de modo progresivo y realista, y los números cuadran. Tampoco parece justo reducir servicios públicos fundamentales, sino de reestructurarlos y optimizarlos. Todo esto está recogido en el Plan, de un modo prudente y realista. Por supuesto es debatible, pero ¡es que no han querido entrar en el debate de las medidas del Plan!
      Ni mucho menos nos hemos negado a cobrar a los pendientes de pago, totalmente al contrario: se ha potenciado la disciplina fiscal, no sólo por lo que supone para los ingresos del Ayuntamiento sino también por una cuestión de justicia fiscal. Y debo decir que los resultados hasta el momento han sido muy buenos (ha aumentado el % de cobranza y reducido la morosidad). Cosa muy diferente es falsear los ingresos, como ha ocurrido durante muchísimos años, contabilizando cosas que son sin ninguna duda fallidos e incobrables (p.ej. supuestos acreedores de hace más de 20 años, de los que no se conoce ni el titular o el concepto imponible).
      Ante todo, creo que hay que ser serios y responsables para con nuestras decisiones (que para eso nos han elegido los ciudadanos), sin cantos de sirena ni hacerse trampas al solitario, ni jugar al póker o al Risk con el futuro del Ayuntamiento porque eso impacta directamente en la vida de muchísimas personas.
      Un abrazo,
      Guillermo

      Me gusta

  2. Jose Benet dice:

    No se quien le hace las cuentas pero no me cuadran, en cuanto al cuadro de gastos no incluye las partidas mas importantes solo su redución por lo que no se pueden restar manzanas a peras. Para que podamos comprobar sus datos debe darlos correctamente ……en un cuadro todos los gastos, en otro todos los ingresos y si quiere al lado de éste las reducciones que se van a practicar como es el caso del gasto de personal (salarios). un saludo.,

    Me gusta

    • Guillermo Gross dice:

      Hola Jose,
      Gracias por tu comentario aunque no sé si lo entiendo bien… En los cuadros de medidas del artículo se incluyen aquéllas que se planean adoptar de modo que incrementan o reducen los ingresos y/o los gastos. El objetivo del artículo es intentar explicar de modo resumido y comprensible la situación y las medidas propuestas. El Plan completo, al que por supuesto han tenido completo acceso todos los grupos políticos, ocupa muchas páginas y recoge la evolución de ingresos y gastos del periodo 2013-2016 así como la proyección de los mismos y las principales magnitudes económico-financieras con las medidas propuestas hasta 2021.
      Por el lado de personal, se plantea la amortización de parte de los puestos vacantes existentes (que en todo caso no se podrán cubrir) y las jubilaciones de los próximos años, pero no una rebaja de salarios.
      Un saludo,
      Guillermo

      Me gusta

  3. Miguel Lacasa dice:

    Ojalá que la sensatez se imponga y las decisiones tomadas nos lleven por una buena senda. Sin haber seguido a fondo la política en los últimos años, creo que Guillermo Gross ha luchado por lo que cree de manera honesta.

    Me gusta

    • Guillermo Gross dice:

      Hola Miguel,
      Muchas gracias por tu comentario! Me temo que la sensatez no se ha impuesto finalmente y nos hemos encontrado con un NO sin propuestas alternativas…
      Lo hemos puesto todo sobre la mesa pero debo decir que no ha habido intención ni voluntad en ningún momento.
      Espero que seamos igual de responsables a la hora de asumir las consecuencias de nuestras decisiones, con total honestidad.
      Un abrazo,
      Guillermo

      Me gusta

  4. Javier dice:

    Por fin alguien que intenta poner la solución realista encima de la mesa haciendo un plan a largo plazo, pensando más allá de la reelección de su cargo, pensando en el bien común, Sr. Gross tendrá de nuevo mi voto, siempre que siga en esta línea. Incluso está haciendo que crea de nuevo en las instituciones.

    Me gusta

    • Guillermo Gross dice:

      Hola Javier,
      Muchas gracias por tu comentario.
      Nuestra responsabilidad es hacer lo posible para enderezar el futuro de Valdemoro. Es para lo que nos han elegido los vecinos.
      Un abrazo,
      Guillermo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: